Los hábitos son conductas o destrezas que se ponen en marcha de una forma automática, las cuales necesitaron repetirse muchas veces para lograr un establecimiento fijo en el comportamiento humano. Los hábitos se forman debido a las influencias y al entorno y a su vez participan en la construcción de la identidad, el estilo de vida y nuestro sistema de creencias y valores. Por esto es importante rodearnos de influencias positivas para lograr una balanceada relación entre nuestros valores, ideas, sentimientos y experiencias que adquirimos día a día y así elegir correctamente las conductas que queremos que sean permanentes.
Existen hábitos físicos, afectivos, sociales, morales, intelectuales y de higiene, pero para lograr grandes cambios en nuestra vida, hay que empezar en lo pequeño y ponerle atención a aquellos hábitos inconscientes que muchas veces no permiten nuestro crecimiento. Los hábitos son tan importantes que marcan la dirección de nuestras metas y estilo de vida.
[mpc_quote preset=”mpc_preset_26″ layout=”style_4″ author_font_preset=”mpc_preset_38″ author_font_color=”#555555″ author_font_size=”16″ author_font_transform=”uppercase” author_font_align=”left” author=”Filipenses 4:8″ quote_font_preset=”mpc_preset_1″ quote_font_color=”#888888″ quote_font_size=”18″ quote_font_line_height=”1.5″ quote_font_align=”left” icon=”eti eti_quotations” icon_color=”#efefef” icon_size=”100″ icon_opacity=”100″ border_divider=”true” border_css=”border-top:0px;border-right:0px;border-bottom:0px;border-left:10px;border-color:#d66884;border-style:solid;” padding_divider=”true” padding_css=”padding-top:20px;padding-right:40px;padding-bottom:20px;padding-left:40px;” mpc_ribbon__disable=”true”]

“Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre… si hay virtud alguna, si algo es digno de alabanza, en esto pensad”. 

[/mpc_quote]

Si queremos crear buenos hábitos, leamos la Palabra de Dios, que abunda en principios generales para la formación de hábitos correctos de vida. 2JT 279 (1889)  Una vez formado, el hábito es como una red de hierro. Por más que intente luchar desesperadamente contra él, no podrá romperlo. Su única conducta segura consiste en edificar para el tiempo y la eternidad. Vale la pena luchar por tener una mejor salud mental y hay que comenzar cuidando nuestros hábitos. Somos motivados por la recompensa y sabemos que la nuestra es eterna.
 
Carta 117, 1901.MCP T2